jueves, 10 de enero de 2013

Mantenimiento y civismo


Una responsabilidad de todos
Uno de los mayores “males” de los que adolece y ha adolecido siempre la política municipal, no sólo la de Ortuella, es la escasa cultura del mantenimiento.
Los responsables municipales, en época de vacas gordas, da igual el partido político al que pertenezcan, gustan siempre de hacer grandes inversiones en obras y mobiliario urbano con el objetivo inmediato de alegrar la vista de sus vecinas y vecinos, como si eso fuera a hacerles olvidar las carencias del resto de su gestión.
Sin embargo, esas inversiones rara vez van acompañadas de análisis serios sobre lo que costará a las arcas municipales mantenerlas en un correcto estado de conservación o hacer frente a posibles desperfectos.
Eso sí, a pesar de todo, parece que el problema se resuelve con acordarse del mantenimiento en vísperas de las Elecciones Municipales. Como si nos fuéramos a olvidar de que la mayor parte del año las innumerables jardineras, colocadas de manera casi convulsiva y con escaso criterio, más que jardineras parecen “terrarios” con famélicas flores que apenas han durado en buen estado durante un par de días.
También nos puede hacer olvidar el ver a las BAIs (Brigadas de Acción Inmediata, por cierto, el nombre no deja de tener cierta ironía) haciendo y deshaciendo, hasta tres veces, un camino cerca de la Haurreskola, camino que finalmente tuvo que deshacerse definitivamente porque alguien no se había dado cuenta de que lo estaban haciendo en un terreno particular, cuando a escasos metros los juegos infantiles del Parque de Otxartaga sucumben a años de abandono, nos tememos que como parte de la estrategia para justificar la “necesidad” de una remodelación radical del Parque.
La situación se complica si tenemos en cuenta los medios de los que dispone actualmente el Ayuntamiento de Ortuella, y no nos referimos sólo a la penuria económica. ¿Qué clase de mantenimiento puede llevar a cabo la Brigada de Obras Municipal cuando está compuesta por un encargado y sólo dos operarios? Y para qué hablar de las BAIs, que ni son de “acción” y mucho menos “inmediata” por la falta de dinero.
Dicho esto, creemos que la falta de mantenimiento no es la única cara de esta moneda. No pretendemos excusar al Equipo de Gobierno del PNV de su parte de responsabilidad, que desde luego la tiene, pero la capacidad de cualquier administración tiene sus límites, y la verdad es que poco puede hacer ante temas que en realidad son responsabilidad de todas y todos, de la sociedad a la que pertenecemos.
Se puede responsabilizar al Ayuntamiento de la reparación de los cristales del paso subterráneo de Aiega, incluso de haber dado el visto bueno al diseño que hicieron los técnicos del Gobierno Vasco, pero no se le puede responsabilizar de que esos cristales se rompan a patadas una semana sí y otra también. Se le puede responsabilizar de la limpieza del ascensor, pero no de que alguien lo utilice como si fuera un baño público.
No es el Ayuntamiento el único responsable de que no se cumplan las ordenanzas cuando algunos dueños de perros no recogen las deposiciones de sus mascotas.
Y si todo acto incívico es reprobable, lo es más cuando se comete contra una iniciativa ciudadana como es el caso de lo que ocurre una y otra vez en la Balsa. Poco puede hacerse con los medios de un Ayuntamiento como el de Ortuella cuando algunos “vecinos” olvidan lo que implica la convivencia y el respeto al bien común y se dedican a destrozar, cuando no a robar, el resultado del trabajo desinteresado y la ilusión de las vecinas y vecinos, muchos de ellos niños, que se han implicado en el proyecto de reforestación del entorno natural de nuestro Pueblo.
El problema que sufrimos en Ortuella no es sólo de mantenimiento.
Estamos seguros de que a más de uno no le gustará lo que se dice en estas líneas, pero desde luego, nuestra intención no es agasajar a nadie ni decirle a todo el mundo lo que quiere oír, sea o no verdad, algo que por desgracia es demasiado habitual en el ámbito de la política y que tanto ha perjudicado y perjudica la imagen que el ciudadano de a pie tiene sobre ella.
Sea popular o no, la opinión del PSE-EE de Ortuella es que TODOS, el Ayuntamiento, los representantes políticos, los agentes educativos, los entornos familiares, cada vecina y vecino, la sociedad de Ortuella en general, debemos asumir nuestra parte de responsabilidad en este problema.
El uso cívico y respetuoso de lo que es de todos es parte de la solución.
Debemos preguntarnos qué es lo que falla cuando aparentemente la única solución son la videovigilancia y las multas. ¿Es ese el tipo de sociedad que deseamos? ¿Es que sólo somos capaces de convivir cuando nos tocan el bolsillo? La videovigilancia, necesaria en algunos lugares para garantizar la seguridad de nuestras vecinas y vecinos, ¿debe convertirse en la única herramienta para evitar conductas incívicas?
¿No estaremos, con estos actos, dando la razón a los “poderes” para que actúen imponiendo más y mayor control de la ciudadanía?

Enlaces de interés:







PSE-EE Ortuella

PSE-EE Bizkaia

PSE-EE Euskadi

PSOE
















Ayuntamiento de Ortuella

Diputación de Bizkaia

Gobierno Vasco

Gobierno Central

















JSE-Egaz


JSE

Resultados Electorales en Euskadi

Resultados Electorales en toda España










CULTURA: "Son todos los que están pero no están todos los que son." Ayudanos a ampliar y mejorar la lista.






Alhóndiga. Bilbao

Arteleku. Donostia

Guggenheim Bilbao

Museo Minero



















Kultura Eskerraldean






















Carmen Abascal

Julián Momoitio

Ausane

Antonio Galán
















Alberto Momoitio

Pablo Momoitio

Lucas Alcalde

Joaquín Alcalde

















Guillermo Casas

Felipe Valle

Florencio Constantino

Txemi Novoa











ASOCIACIONES de ORTUELLA:









Plural / Anitzak


Comerciantes y Profesionales de Ortuella